Web destinada a mayores de 18 años

Semillas de marihuana

Cómo hacer esquejes de marihuana

La clave para obtener un cultivo de máxima calidad, como siempre empieza con la elección de la variedad de marihuana a cultivar. Es importante tener al alcance una buena planta madre de la que disponer del número de clones que se necesiten para realizar el cultivo. A día de hoy, se pueden elegir variedades de gran producción que permiten conseguir una cosecha muy abundante. También se pueden elegir variedades de alta psicoactividad con porcentajes de THC y CBD muy altos. Philosopher Seeds cuenta con un gran número de plantas muy particulares con las cuales puedes hacer una selección y disfrutar de sus especiales cualidades.

Philosopher Seeds

Esquejes de marihuana Philosopher Seeds

Material necesario para hacer esquejes de marihuana

Una vez tenemos hecho nuestra selección de planta madre y que ésta contiene el tamaño óptimo para hacer los esquejes necesarios, podremos comenzar a cortar las ramas o brotes necesarios para realizar los esquejes. Nuestra madre tiene que estar bien alimentada, con un nutriente balanceado de NPK y con una tamaño de maceta lo suficientemente grande (12-18 L) como para que la planta pueda desarrollarse en su plenitud.

Material necesario para realizar esquejes:

  • Hormona de enraizamiento (Puede ser en gel, o polvo). Las hormonas de enraizamiento ayudan a crear raíces en un tiempo muy corto. De esta forma la planta no sufrirá estrés por la pérdida de nutrientes. Se pueden encontrar hormonas en polvo o en gel, que son las más usadas.
  • Estimulante de raíces a base de auxinas. Estos líquidos ayudan a proliferar la masa radicular, son extractos vegetales a base de auxinas.
  • Bisturí. Es necesario un bisturí esterilizado que nos ayude a realizar un corte limpio y preciso. Después de cada uso, se debe limpiar y desinfectar con alcohol.
  • Vaso para introducir las ramas cortadas. En este recipiente, se podrán depositar las ramas o cortes de ramas que se vayan a realizar antes de aplicar la hormona y clavarlos en semillero, o jiffy.
  • Preparado a base de Vitamina B. Existen en el mercado productos específicos a base de vitamina B que son de gran ayuda durante el proceso de enraizado, este complejo es ideal para mantener sanas las plantas durante este período.
  • Mini-invernadero. El mini-invernadero es esencial para garantizar el éxito de la clonación. Se pueden encontrar con calefacción que permiten el control de la temperatura interna del habitáculo. Otros más sencillos sin control de temperatura pueden servir perfectamente si las condiciones de clima son correctas.
  • Semillero o jiffys. Las ramas, o cortes se deben clavar en un pequeño semillero que puede ser de turba y protegido con una malla (jiffy). Se pueden encontrar bloques de lana de roca de diferentes tamaños ideales para el enraizado, o incluso semilleros de plástico que pueden ser rellenados con el sustrato que mejor convenga para este proceso.
  • Pulverizador. Un pulverizador puede ser de gran ayuda para que las pequeñas ramas recién cortadas no se deshidraten y pierdan sus nutrientes.
  • Tipo de agua. El tipo de agua debe ser blanda, aguas con niveles de sodio muy altos pueden afectar, incluso limitar el proceso de enraizado en los esquejes que se han preparado.
Philosopher Seeds

Planta madre de marihuana

Cómo hacer clones de marihuana paso a paso

Una vez hemos seleccionado la planta madre que será donadora de clones podemos empezar a sacar clones de ella con ayuda de nuestro bisturí desinfectado. Debemos cortar las puntas de las ramas dejando, como mínimo, tres nudos en cada clon. Podemos ir cortando clones e ir dejándolos en un vaso o recipiente similar a la espera de las hormonas de enraizamiento. El corte debe ser lo más limpio posible para evitar que tanto la planta madre como el clon sufran daños. Después de haber cortado los clones que necesitemos, podemos aplicar pasta cicatrizante sobre los cortes que hemos realizado en las ramas de la planta madre; de esta forma, ésta se recuperará antes y empezará a producir nuevos brotes con mayor facilidad.

Devolvemos la madre al armario de cultivo y preparamos los clones para el enraizado. Para ello, cortaremos a ras de tallo el último nudo de cada clon (que es la zona que irá enterrada) y untaremos el área a enterrar con hormonas de enraizamiento. Enterrar uno o dos nudos facilita el enraizado y lo hace más rápido que si no enterramos ninguno, pues es de las cicatrices que quedan en el tallo tras haberlos retirado de donde saldrán las primeras raíces). “Pincharemos” el esqueje en el medio de enraizado (en este caso jiffys de turba que hemos hidratado con un estimulante de enraizado rico en auxinas y vitamina B a pH 6) y procederemos a recortar las puntas de las hojas para evitar la deshidratación. Una vez tenemos el esqueje plantado en el jiffy y con las puntas de las hojas recortadas, podemos introducirlo en el invernadero para que comience el proceso de enraizado.

Debemos mantener el invernadero con 18 horas diarias de luz y 6 de oscuridad y a una temperatura lo más constante posible; para ello, podemos utilizar mantas térmicas o invernaderos con calefacción (no recomendamos su uso durante el verano, pues los clones pasarían demasiado calor), que permiten un más rápido desarrollo radicular. Por este motivo, muchos armarios de cultivo que combinan un espacio para madres y otro para clones tienen este último sobre el espacio para madres, pues de esta forma la bombilla de la zona inferior calienta el invernadero con los clones, situado en la zona superior.

Si usamos algún tipo de calefacción (suele ponerse siempre bajo el invernadero) el sustrato de enraizado se secará en pocos días, por lo que probablemente debamos hidratarlo varias veces durante el proceso. También debemos mantener una humedad relativa alta en el interior del invernadero, que conseguimos pulverizando un poco de agua cada 2-3 días sobre los clones (algunos cultivadores utilizan abono foliar). Airear el invernadero una vez al día es también aconsejable para renovar el aire del interior. A medida que pasen los días (los clones de cannabis suelen tardar entre 7-15 días en enraizar) podemos ir bajando gradualmente la humedad dentro del invernadero, sin dejar que baje del 70% en ningún caso.

Philosopher Seeds

Tras algo más de una semana las raíces han crecido sanas y fuertes

Una vez veamos las raíces salir del medio de cultivo, es el momento de realizar el trasplante de los clones e iniciar su fase de crecimiento. Durante esta etapa es importante utilizar un estimulador de raíces en cada riego, pues conseguiremos que el cepellón colonice el tiesto lo antes posible y facilitaremos en gran medida el desarrollo de la planta.

Os animamos a que intenteis esta técnica, resulta mucho más sencillo de lo que pueda parecer y es una muy buena manera de tener siempre cogollos de primera calidad a mano.

Felices cultivos!




Preguntas y comentarios sobre Cómo hacer esquejes de marihuana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *