La polinización de la marihuana

La polinización es un proceso al que no solemos prestar demasiada atención, a pesar de que genera y asegura la biodiversidad en todo el mundo, además de que sin ella sería imposible nuestra subsistencia. Y cuando hablamos de cannabis, sin duda es el alfa y el omega de todo el proceso biológico de la planta. Por eso es importante comprender cómo funciona para sacar el máximo rendimiento de nuestros cultivos.

El cannabis puede ser una especie vegetal tanto monoica (plantas que pueden ser de ambos sexos, hermafroditas) como dioica (lo que significa que las flores masculinas y femeninas nacen en plantas separadas). Ambos tipos de cannabis existen en la naturaleza, aunque las hermafroditas en su mayoría solo se expresan bajo determinadas condiciones de estrés. Por ejemplo, si una planta de cannabis hembra siente una muerte inminente, comenzará a expresar características masculinas para autopolinizarse.

El cannabis transmite su ADN sexualmente a través del acto de la polinización. Los machos desarrollan racimos de flores que rocían el polen de sus anteras (la parte en que termina un estambre). Una sola flor macho puede producir 350.000 granos de polen y este material genético de tamaño microscópico es transportado a las plantas hembra por el viento (o por insectos polinizadores como las abejas) pudiendo viajar grandes distancias, incluso decenas de kilómetros, cuando las condiciones son favorables.

El objetivo de este polen es cumplir su mandato genético de fecundar tantas hembras como sea posible. Finalmente, la polinización ocurre cuando el polen llega a los estigmas de la hembra, lo que provoca que las plantas produzcan semillas dentro de los pistilos, que es su órgano reproductor, para perpetuar la especie.

Cultivador comprobando si una planta de marihuana ha sido polinizada
Cultivador comprobando si una planta de marihuana ha sido polinizada

Por qué el polen puede ser peligroso para tu cultivo

En la década de 1970, los cultivadores de marihuana descubrieron que evitar la polinización eliminando las plantas masculinas o produciendo solo hembras (a través de la propagación por esquejes o la siembra de semillas feminizadas) podría aumentar en gran medida el rendimiento y la potencia de un cultivo. Esto funciona porque el cannabis es una de las pocas especies de plantas que puede aumentar activamente la cantidad y el tamaño de sus órganos sexuales femeninos en respuesta a una virginidad prolongada: cuanto más tiempo pasan sin polinizarse las plantas hembra, más flores se producen y más grandes se vuelven.

Esta revelación inició la práctica moderna de eliminar los machos y seleccionar solo las hembras para los cultivos, ya que en un sentido muy real, la preservación de la virginidad femenina del cannabis es valiosa. Y es que los cannabinoides, como el THC y el CBD, se concentran en el tejido y los tricomas de la flor femenina. De hecho, un estudio de 1998 publicado en el ‘Journal of the International Hemp Association’ (y que se toma como referencia) ya encontró que la polinización disminuyó el rendimiento de los aceites esenciales en las flores de cannabis en un 56%.

Por eso, hoy en día, la mayoría de los cultivadores evitan la polinización eliminando a los machos de los cultivos, para obtener marihuana "sin semillas", ya que cuando las plantas invierten energía en la producción de semillas, producen menos cannabinoides como el THC o el CBD, por lo que los cogollos resultantes sufren una disminución de su valor medicinal o recreativo. Además, fumar marihuana con semillas es, por qué no decirlo, bastante desagradable.

¿Qué es la autopolinización?

La autopolinización se refiere a una flor que tiene la capacidad de polinizarse a sí misma y a otras flores producidas por la misma planta. No necesita el polen de otra planta para la fertilidad. Las especies hermafroditas y monoicas, que constituyen una gran parte de las especies vegetales, tienen el potencial de autopolinizarse.

Marihuana hermafrodita, con flores masculinas y femeninas en la misma planta
Marihuana hermafrodita, con flores masculinas y femeninas en la misma planta

Una flor que se autopoliniza tiene partes reproductivas tanto masculinas como femeninas. El polen se acumulará en las anteras masculinas de la planta y luego se transferirá al estigma femenino de la flor para completar el proceso de fertilización.

Algunas flores que se autopolinizan pueden incluso polinizarse antes de que florezcan dependiendo del crecimiento natural del capullo. A medida que el estigma de la flor crece a través de las anteras y la flor comienza a desplegarse, transfiere efectivamente el polen entre las partes masculina y femenina de la flor.

Los riesgos de la polinización cruzada

Algo opuesto a la autopolinización es la polinización cruzada, que ocurre cuando una variedad de planta poliniza a otra variedad de planta, ya sea intencionalmente por intervención humana o por causas naturales. Es importante recordar que solo las plantas de la misma especie o especies muy estrechamente relacionadas pueden cruzarse entre sí. A pesar de que los cultivos de marihuana y cáñamo se utilizan generalmente para fines bastante diferentes, están muy relacionados y pueden polinizarse entre sí.

Si bien la marihuana y el cáñamo son distintas variedades de una misma especie (Cannabis sativa), la forma en que estas plantas se reproducen puede generar grandes diferencias en el tipo, la potencia y las cantidades de las sustancias químicas que expresan.

Por ejemplo, cuando el cáñamo y la marihuana se polinizan de forma cruzada, la calidad de cada uno disminuye: la potencia de los cannabinoides en las hembras de marihuana se reduce, mientras que el THC en el cáñamo puede aumentar. Esta es una receta para el desastre. Y de hecho, la polinización cruzada puede arruinar los cultivos comerciales y cuesta un daño financiero incalculable.

En EE.UU, a medida que crece la industria, los cultivadores al aire libre se enfrentan a una pérdida potencial de miles de dólares si las plantas no se pueden comercializar por la polinización cruzada
En EE.UU, a medida que crece la industria, los cultivadores al aire libre se enfrentan a una pérdida potencial de miles de dólares si las plantas no se pueden comercializar por la polinización cruzada

¿Cómo evitar la polinización?

Hoy en día, la mayoría de semillas del mercado son feminizadas, ya que los cultivadores prefieren garantizar una descendencia 100% (bueno, digamos 99%) femenina para producir flores de cannabis sin semillas, es decir, cogollos en su máxima expresión de cannabinoides y terpenos.

Pero antes de que estas semillas irrumpieran en el mercado, los cannabicultores realizaban sus cultivos con semillas regulares, que producen ejemplares de marihuana tanto hembra como macho. Por tanto, los cultivadores de antaño debían estar muy atentos para detectar las plantas masculinas y eliminarlas de su cultivo.

Cómo identificar si una planta es macho o hembra

Las plantas de cannabis no muestran su sexo en la fase vegetativa, sino cuando se inicia la floración. Esta fase, denominada “prefloración”, comienza en la naturaleza cuando cambian las condiciones lumínicas y los días se hacen más cortos.

El crecimiento del cannabis (Fase vegetativa)

La fase de crecimiento o vegetativa es parte fundamental del desarrollo de la planta de marihuana. En este post revisamos los aspectos fundamentales de esta importante fase, como los parámetros de luz, nutrición o riego, tanto en cultivos de interior como de exterior.

Y es aquí cuando debemos estar muy atentos. La parte que hay que observar es lo que algunos llaman comúnmente “axila”, la unión entre el tallo principal y las ramas. Justo ahí, por la parte inferior, podrás observar lo que se denomina primordios florales o preflores:

  • En el caso de las plantas hembra aparecen como una pequeña bolsa redondeada en forma de pera de la que emergen dos estigmas de color blanco (la parte del pistilo que recibe el polen), a los que muchos cultivadores llaman comúnmente “pelillos”.
  • Las plantas macho, en cambio, formarán también una bolsa pero sin ningún estigma. Incluso se puede observar que la flor está formada por cinco sépalos, las piezas que forma el cáliz y que son los que se abrirán para dejar al descubierto los estambres con el polen.

La clave para saber si una planta de marihuana es macho o hembra es observar si aparecen esos estigmas (pelillos) o no. Más adelante, ya entradas en la fase de floración, las flores macho se abren, mostrando una estructura en su interior que se asemeja a un pequeño racimo de plátanos. Son los estambres y eventualmente esparcirán su polen para fecundar las flores de las hembras.

Por su lado, las plantas de cannabis hembra, tras señalar con los primeros estigmas su sexo femenino, generarán cúmulos de estas flores con más “pelillos” que empezarán a cubrirse de glándulas de resina (tricomas) hasta finalmente acumularse en forma de cogollos.

Aspecto que presentan las flores masculinas del cannabis cuando empiezan a abrirse para soltar su polen
Aspecto que presentan las flores masculinas del cannabis cuando empiezan a abrirse para soltar su polen

La polinización del cannabis para conseguir semillas

Pero más allá de identificar los machos y eliminarlos para conseguir cogollos sin semillas, a medida que los usuarios de cannabis progresan y adquieren más experiencia en el cultivo, llegan a un punto en el que se toma la decisión de cultivar semillas en lugar de empezar de cero. Esta es la mejor manera de conservar (o incluso fortalecer) una genética que por sus características merece la pena perpetuar; o para practicar la hibridación entre dos variedades cuyas propiedades deseas cruzar.

Como referencia, desde que comienza a florecer el macho hasta que abre sus primeras flores para liberar el polen, transcurren entre dos y tres semanas. Aunque en apenas 10 días ya se empiezan a ver esos pequeños "sacos" florales (que no son más que flores masculinas), al mismo tiempo que también se empiezan a ver los primeros estigmas de la planta hembra.

Cuando la planta macho esté madura, las flores abrirán sus sépalos, dejando al aire los estambres y liberando el polen al aire. Este es el momento en el que debemos proceder a polinizar, ya que si esperamos varios días el polen puede perder considerablemente su fertilidad. Además, con una humedad superior al 75% el polen empieza a morirse rápidamente, así que es mejor conservarlo lo más deshidratado posible.

Las hembras están listas para ser polinizadas después de su tramo de floración temprana y cuando se han desarrollado grandes apilamientos de flores que forman cogollos. El mejor momento para polinizar la hembra es pues cuando las flores tienen los estigmas (los "pelillos" blancos) más largos y blancos, que suele ser pasadas las cuatro o cinco semanas desde el comienzo de la floración, siempre en función de cada variedad. Incluso existen variedades que a partir del día 20 de floración ya se pueden polinizar.

Pero recuerda que los tiempos del macho y de la hembra son distintos, pues los machos entran en la fase de floración antes que las hembras: como norma general las plantas macho tienden a madurar alrededor de 2 semanas antes que las hembras. Con esta desviación temporal es con la que tienes que trabajar, pues cuanto más polen tenga el macho y más fértil sea, mayor probabilidad de polinización de la hembra.

Una planta femenina de cannabis "a punto de caramelo" para ser polinizada
Una planta femenina de cannabis "a punto de caramelo" para ser polinizada

Aplicando el polen para la polinización

La aplicación del polen es muy sencilla: si hemos cortado las flores y guardado el polen, con la ayuda de un pincel o incluso con los propios dedos, extiende el polen por encima de la planta feminizada. Hazlo de forma repetida durante dos o tres días.

Sin embargo, no hay nada mejor que el polen fresco sacado directamente de las flores masculinas. Así que otra forma de polinización consiste en coger directamente la planta macho y sacudirla encima de las hembras, de tal manera que su polen caiga sobre los cogollos.

Es importante encender los ventiladores antes de sacudir la planta, para que el polen se mueva por todas partes. La temperatura de la habitación donde se produce la polinización debe estar a 24 ºC con una humedad no mayor del 65%. Cuanto menos humedad haya, esto permitirá que las motas de polen queden suspendidas en el aire durante más tiempo, en vez de caer directamente al suelo.

¿Cómo saber si una planta ha sido polinizada?

El polen, una vez que toca los estigmas de la planta hembra, todavía tarda entre 3 y 5 días en llegar al ovario para que se produzca la fecundación. Puedes saber si una planta hembra ha sido polinizada fijándote en los estigmas, que cambian de color durante la floración, pasando del blanco a un tono naranja oscuro o rojo. En las flores que no han sido polinizadas, el estigma entero cambiará de color. Sin embargo, tras la exposición al polen, solo se oscurecen las puntas de los estigmas, mientras que el resto permanece blanco.

Por lo general, las semillas de marihuana tardan unas 6 semanas en desarrollarse por completo (siempre dependiendo de la variedad). Al final de la floración, estarán listas para recoger, justo cuando las semillas comiencen a oscurecerse, pasando del verde al marrón o gris oscuro, y los cálices empiecen a abrirse para que puedan salir fácilmente.

Algunas plantas están literalmente muriendo justo cuando las semillas están listas para la cosecha, así que trata de mantener tu planta viva hasta que las semillas comiencen a caer. Las semillas se pueden usar de inmediato o se pueden almacenar en un lugar fresco, seco y oscuro. Almacenar semillas de cannabis en las condiciones adecuadas permite conservar tu genética favorita durante mucho tiempo. ¡Así que no olvides etiquetarlas con la fecha!

—--

Referencias:

  • Expansion of female sex organs in response to prolonged virginity in Cannabis sativa (marijuana). Ernest Small & Steve G. U. Naraine.
  • Factors influencing the yield and the quality of hemp (Cannabis sativa L.) essential oil. Christoph Meier & Vito Mediavilla.
27-05-2022 Manual de Cultivo

Comentarios en “La polinización de la marihuana” (0)

ATENCIÓN - Dudas de envíos y pagos

Si tienes dudas sobre las formas de pago y envío, consulta el apartado sistemas de pago y gastos de envío. ¡Gracias!

Quieres dar tu opinión sobre "La polinización de la marihuana" o preguntar sobre ese post?

¡Vamos a publicarlo!

¿Puedes revisar que el email es correcto?

Sobre este Blog cannábico

Este es el blog del banco de semillas Philosopher Seeds. Está dirigido a mayores de 18 años.

Encontrarás información sobre autocultivo de cannabis, consejos, trucos y noticias del sector de la marihuana.

Para comprar semillas Philosopher Seeds y de los mejores bancos europeos, puedes consultar nuestro catálogo.


keyboard_arrow_up