Cultivo de cannabis y hongos beneficiosos

Como ya vimos en nuestro anterior articulo sobre la microvida del suelo, en éste se crea una compleja simbiosis entre las raíces de las plantas y una serie de microorganismos y otros animales, conformando así la llamada cadena alimentaria del suelo. Gracias a esta vida microbiana se aceleran muchos procesos del desarrollo de las plantas, como por ejemplo la absorción de nutrientes o el propio desarrollo radicular. Pero las ventajas del uso de bacterias y hongos beneficiosos no terminan aquí, pues además representan una excelente defensa preventiva ante patógenos diversos, como pueden ser otros hongos como el botrytis o el pythium.

Hoy vamos a profundizar en el apasionante micromundo que se esconde bajo el sustrato de nuestros cultivos, viendo tanto los principales tipos de hongos beneficiosos que podemos encontrar para nuestras plantas como distintas maneras de estimular y promover su presencia y reproducción en el medio de cultivo.

Un suelo sano es sinónimo de crecimiento exuberante
Un suelo sano es sinónimo de crecimiento exuberante

Los microorganismos del suelo

A grandes rasgos, podemos hablar de cuatro grandes grupos de microorganismos presentes en un suelo sano y vivo:

  • Hongos: Nuestros protagonistas de hoy tienen diversas funciones, como descomponer la materia orgánica, liberando así nutrientes en el medio. Además, se alimentan de nematodos y al mismo tiempo sirven de comida para éstos. También, como veremos, establecen micorrizas, o lo que es lo mismo, una simbiosis entre la raíz y el hongo.
  • Bacterias: Como los hongos, también descomponen la materia orgánica presente en el suelo. Mejoran la estructura y pH de éste, nutriendo a su vez a nematodos y protozoos. Al igual que los hongos, actúan de barrera protectora frente a otros patógenos.
  • Nematodos: Principalmente, y se alimenten de lo que se alimenten (materia orgánica, hongos, bacterias, nematodos o protozoos), liberan nutrientes en el suelo y favorecen la actividad bacteriana y fúngica.
  • Protozoos: Se alimentan de bacterias, nutriendo así el suelo y equilibrando la población de éstas. También sirven de comida para los nematodos depredadores, prefiriendo suelos húmedos y bien aireados.

A éstos, y para completar la cadena, deberíamos añadir diversos artrópodos, así como las lombrices de tierra, auténticas factorías de comida de primera clase para nuestros cultivos.

Las lombrices de tierra juegan un importante papel en la nutrición de las plantas
Las lombrices de tierra juegan un importante papel en la nutrición de las plantas

Hongos beneficiosos y micorrizas

Cualquier suelo sano tiene una población considerable de este tipo de hongos, que establecen relaciones simbióticas con las raíces de las plantas en asociaciones que benefician a ambos. Los hongos crecen formando un tejido hecho a base de una especie de hilos llamados hifas, que interconectan la población de hongos con las propias raíces estableciendo así la asociación simbiótica. Pues bien, esta relación de simbiosis entre hongos (mycos) y raíces (rhizos) es lo que recibe el nombre de micorriza. Según cómo se relacionan estos hongos con la raíz de las plantas, podemos clasificarlos en dos grandes grupos:

  • Hongos ectomicorrízicos: Como su nombre indica, establecen una relación ectomicorriza, dicho de otro modo, se establecen en el exterior de la raíces y sus hifas no penetran en el interior de la raíz colonizada, sino que forman una especie de manto que la cubre. Pueden llegar a distinguirse a simple vista como pequeños glóbulos adheridos al sistema radicular.
  • Hongos endomicorrízicos: En este caso tenemos una asociación endomicorriza, lo que significa que las hifas del hongo sí penetran en el epitelio de la raíz colonizada para establecer la relación a nivel intracelular, principalmente de intercambio de nutrientes y agua.

En lo que respecta a las plantas, esta asociación les permite llegar a más superficie de suelo gracias al tejido fúngico, lo que equivale a mayor disponibilidad de espacio, nutrientes y agua. Además, gracias a ella también se gana resistencia frente a condiciones de estrés como salinidad, acidificación del suelo o cambios bruscos de temperatura, incrementando a su vez la absorción de minerales tan importantes como fósforo, nitrógeno, potasio o calcio. Por su parte, los hongos reciben carbohidratos y vitaminas a través de los exudados de la raíz. En algunas especies, como las orquídeas y las plantas cuyas semillas no contienen reservas de nutrientes, se depende por completo de esta asociación con el hongo para la supervivencia del individuo.

Las orquídeas necesitan de hongos beneficiosos para sobrevivir
Las orquídeas necesitan de hongos beneficiosos para sobrevivir

Trichoderma y cannabis, un seguro contra patógenos

Sin duda, uno de los hongos beneficiosos más ampliamente utilizados en cultivo de cannabis es el Trichoderma harzianum. A diferencia de las llamadas micorrizas, el Trichoderma no nutre directamente a la planta ni recibe alimento de ella, por lo que no se establece una relación de simbiosis con ésta y por lo tanto no suele considerarse un hongo micorrízico. Al contrario, y dicho coloquialmente, este hongo "va a la suya"; coloniza el sustrato de una manera bastante más rápida que el resto de microorganismos, casi podría decirse que de forma agresiva, nutriéndose de materia orgánica y otros hongos y produciendo metabolitos antibióticos tóxicos para otros hongos.

Ese es, precisamente, su principal uso en agricultura en general y cultivo de cannabis en particular, pues gracias a lo rápido que coloniza el medio y a su dieta limita en gran medida la reproducción de otros hongos (entre los que podemos encontrar a los temidos fusarium y pythium), lo que explica que suela usarse ampliamente en el tratamiento y prevención de plagas del cannabis. No obstante, y como veremos a continuación, hay que tener cuidado si se utilizan hongos micorriza y Trichoderma en el mismo sustrato, pues puede darse un fenómeno de competencia que disminuya la efectividad de la microvida.

Uso de Trichoderma y micorrizas

En efecto, y dadas las características de colonización del medio de los hongos micorriza por un lado y del Trichoderma por el otro, debemos tener sumo cuidado en caso de querer promover una colonia sana y equilibrada de ambos. La velocidad de reproducción de los hongos micorriza es bastante menor que la del Trichoderma, por lo que siempre deberá inocularse el medio con los primeros para que éstos tengan tiempo suficiente a establecerse. Una vez tenemos una buena población de hongos micorriza (lo que suele tardar unos 15 días), es el momento de introducir Trichoderma en el sustrato.

Si hacemos lo contrario, o los inoculamos al mismo tiempo, el hongo Trichoderma se hará con la mayor parte del sustrato y apenas dejará espacio físico para la colonia de hongos micorriza, de manera que perderemos gran parte de esa simbiosis entre los hongos y la raíz que hemos estado estudiando. ¡Tal es la capacidad del Trichoderma para colonizar el medio! Por ello también se recomienda empezar a usarlo cuanto antes sea posible, pues de esta forma se previene la aparición de otros hongos que puedan resultar dañinos para la planta o la propia microvida del suelo.

Los hongos micorriza entran en simbiosis con las raíces
Los hongos micorriza entran en simbiosis con las raíces

Cómo promover los hongos beneficiosos en el suelo

Podemos hacer varias cosas para estimular e incrementar la presencia de este tipo de microorganismos en el medio de cultivo. Ya hemos visto cómo el Trichoderma puede limitar el crecimiento de otros microorganismos, pero podemos hacer aún más para promover su desarrollo. Por ejemplo, evitar el uso de fertilizantes minerales y de otros aditivos como los reductores de pH ayudará a que éstos se reproduzcan, por lo que deberá optarse por abonos ricos en materia orgánica.

El cuidado del sustrato también juega un importante papel en crear unas condiciones idóneas para que la cadena alimentaria del suelo funcione como es debido. Todos estos microorganismos prefieren suelos húmedos, que no lleguen a secarse por completo y lo más aireados posible. Agradecen pues un buen drenaje y sustratos más bien ligeros y con cantidad de materia orgánica, por lo que deberá procurarse que el sustrato no se compacte demasiado y evitar removerlo.

Siendo así, realmente el uso de este tipo de microorganismos sólo sería recomendable en cultivos con un buen sustrato orgánico donde  también se utiliza una nutrición orgánica, pues es precisamente bajo estas condiciones cuando realmente pueden observarse diferencias entre plantas que han sido inoculadas, o cuyo sustrato ya tiene microvida, y plantas cuyo sustrato carece de ésta.

Esperamos haber aclarado conceptos como la diferencia entre micorriza y Trichoderma, y que los consejos que os hemos dado para estimular el desarrollo de este tipo de microorganismos os ayuden en vuestros cultivos.

Felices cosechas!

06-10-2020 Manual de Cultivo

Comentarios en “Cultivo de cannabis y hongos beneficiosos” (0)

ATENCIÓN - Dudas de envíos y pagos

Si tienes dudas sobre las formas de pago y envío, consulta el apartado sistemas de pago y gastos de envío. ¡Gracias!

Quieres dar tu opinión sobre "Cultivo de cannabis y hongos beneficiosos" o preguntar sobre ese post?

¡Vamos a publicarlo!

¿Puedes revisar que el email es correcto?

Sobre este Blog cannábico

Este es el blog del banco de semillas Philosopher Seeds. Está dirigido a mayores de 18 años.

Encontrarás información sobre autocultivo de cannabis, consejos, trucos y noticias del sector de la marihuana.

Para comprar semillas Philosopher Seeds y de los mejores bancos europeos, puedes consultar nuestro catálogo.


error_outline Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas la política de cookies de Philosopher Seeds

keyboard_arrow_up